lunes, 9 de junio de 2008

¿Legislatura amable?. Parece que sí, ¿pero reformadora?


Bien por el pacto por la sanidad; llevamos mucho tiempo buscando una grieta en la hostilidad política para ponerse a trabajar en los problemas estructurales del SNS.


El Ministro de Sanidad lo propuso el 2 de junio sobre estos ejes en su intervención en el Congreso de los Diputados:

  • la política de recursos humanos
  • la cartera común de servicios,
  • la designación de los servicios y unidades de referencia,
  • la racionalización del gasto sanitario,
  • la política de salud pública,
  • el procedimiento para la determinación del calendario vacunal común,
  • el sistema de garantías de tiempos máximos de espera,
  • el impulso de las políticas de calidad e innovación en nuestros servicios de salud
  • las políticas para ganar la batalla de la prevención del consumo de drogas.
La intervención se puede descargar en esta dirección :http://www.msc.es/gabinetePrensa/discursosInterv/archivos/030608112247.pdf

El partido popular ha reaccionado positivamente, por lo que parecería que tenemos condiciones para abrir un nuevo escenario.


Sin embargo no me siento confortable; tengo la sensación de que se mantiene un modelo muy fragmentado de enfocar la realidad; la lista de arriba no deja de ser un conjunto de temas (importantes sin duda), pero huérfanos de una arquitectura interna, y desvinculados de una narrativa capaz de dotarles de capacidad movilizadora.

Y además, no se toca la propia organización del Sistema Nacional de Salud, que es el principal activo que debe dar respuesta a los problemas actuales y futuros.

Esta percepción de fragilidad de enfoque, coincide con algunas reflexiones sobre los problemas del post-modernismo, como corriente filosófica y política de nuestras sociedades post-industriales y globalizadas. Hay una pérdida de racionalidad a favor de lo adaptativo, lo puntual, lo fragmentado.

En todo caso, fragmentado o integrado, seamos hoy prácticos y proactivos; bienvenida esta lista y el abordaje serio y consecuente de los problemas y oportunidades que implica.

Bienvenida la nueva música ... pero, además de música, ¿tendremos baile?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Leeros el informe del Defensor del Pueblo, recién parido, y las "evasivas"
del Gobierno saliente/entrante en materia de universalización de la sanidad, para haceros idea de lo que nos espera : esto de la sanidad es tan complejo que mejor lo dejamos como está (y cada mochuelo a su olivo)

José Repullo dijo...

En efecto; parece que sale basatante a cuenta hacer como que se hace y pasar semana a semana hasta ir completando las legislaturas; el músculo reformista está atrofiado, y el del marketing está en pleno desarrollo; salvo quizás para una parte de los conservadores (y presuntamente liberales) como Esperanza Aguirre y Güemes, que parecen añorar un despliegue Thatcheriano. Pero más que reformismo es fuga hacia adelante ... teñida de clientelismo político y de una incosciencia realmente preocupante.
Sí ... en efecto, no son buenos tiempos los que nos esperan
Gracias por tu aportación ...

Anónimo dijo...

EFECTIVAMENTE . LA LEGISLATURA SANITARIA ES AMABLE........CON LOS DE SIEMPRE.
ESTE ES EL TERCER CONSEJO DE MINISTROS CONSECUTIVO EN QUE SE AUTORIZAN CREDITOS EXTRAORDINARIOS A PRIVILEGIADOS. A SABER : 30 MILLONES PARA LAS "COLABORADORAS" DE TELEFONICA Y FCA DE LA MONEDA, Y HOY UN CREDITO EXTRAORDINARIO "INDETERMINADO" PARA LAS MUTUAS PATRONALES DE ACCIDENTES DE TRABAJO

Edmundo Dantes dijo...

Ver la firma de Repullo en un blog es toda una garantía. Garantía de fundamento y de ecuanimidad en el diagnóstico.Seguiré este blog con entusiasmo y solo me atrevería a pedir una cosa. Los planteamientos "teóricos" son esenciales, pero a veces, no está demás,analizar como se encarnan estos planteamiento en la realidad cotidiana. Un ejemplo: La cartera de servicios. Cuasi perfecta como concepto, pero ¿sabemos en que se transforma en cada una de las consultas de AP de nuestropaís?

José Repullo dijo...

Gracias por tus amables palabras. Sobre la cartera de servicios merece la pena hablar un día más profundamente.
Confieso que soy bastante agnóstico de la fé nacida en el Real Decreto de 1995 de ordenación de prestaciones, recrecida en la Ley de Cohesión, y materializada en el 2006 con el Real Decreto de cartera de servicios.
En el power point dan bien todos ellos, pero como dice Edmundo Dantés (me suena este nombre no sé de qué) cuando bajas a tierra, te das cuenta de que la verdadera y efectiva delimitación de prestaciones la hacemos "por el lado de la oferta"; lo que los británicos llaman "rationing" o racionamiento; es decir: si tenemos un equipo que haga fertilización in vitro, pues esta "prestación" resulta que entra en cartera...
O sea; más atención a lo que realmente prestamos a la población y pacientes, y menos enredar con declaraciones y decretos ...