sábado, 7 de marzo de 2009

AL BORDE DEL CAOS EN MADRID


Por fin me acaban de publicar un artículo sobre el área única en Madrid, en Diario Médico; este es el enlace…

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/politica_sanitaria/es/desarrollo/1200391.html

La verdad es que este tema me preocupa y me desasosiega. Preocupación porque tiene efectos muy deletéreos sobre la organización sanitaria de Madrid, y si se lleva adelante va a suponer una gran erosión de la capacidad de gestión integrada de problemas de salud. Desasosiego, porque no veo con claridad qué se pretende, porqué se hace, y ni siquiera, a quién puede beneficiar (por perverso que sea el motivo).

Dice un aforismo que ninguna estructura organizativa garantiza el éxito, pero algunas aseguran el fracaso; esta idea del área única y la extinción de las gerencias de primaria tiene mucha pinta de lo segundo.

Esperemos que las aguas no salgan de su cauce… y caigamos hacia la parte racional del “borde del caos”

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta vuestro blog, debido sobre todo al nivel de los comentarios/noticias y al aval que significa la trayectoria profesional y academica del tandem Repullo Freire.
Refrente al área única, no creo debamos ser tan temerosos, países como el Reino Unido, Italia o Francia presentan modelos semejantes....y funcionan!(lo sabeis perfectamente) No soy un gran defensor de la Sanidad Madrileña, casi diría se un gran soy un detractor....pero caramba! parece que aunque por una vez alzados todos a una, como en Fuenteovejuna, nos pronunciamos contra el Area Única... Pero no contra la privatización del sistema, no contra la vergonzosa forma contractual de facultativos y diplomados en Enfermería.... "personal estatutario".....jajaja vaya contrato "trampa mortal"... Nadie se levanta contra la aberrante creación en Madrid de los tan controvertidos Nuevos Hospitales, y del desmantelamiento y abandon de los ya existentes previamente... Miren, miles de cosas van mal en la Sanidad y en el Sistema de Salud... Ha dejado de ser Universal, Equitativo y Accesible... Tampoco los profesionales trabajan con grados minimamente aceptables de satisfacción...ha pasado a ser el sistema privatizado con todo el colectivo actuando casi como un testigo de piedra...si, si es cierto....vosotros mismos también testigos graníticos. Las palabras valen, pero hay que pasar a los hechos. Nos hemos perdido en discusiones ridiculas sobre el modelo Alcira, sobre calidad y gestión, sobre banalidades como que ocurre en el Colegio de Médicos de Madrid ( periodismo amarillo tipo "salsa rosa")...Nos hemos dejado arrebatar nuestra espina dorsal por Ciencia y Tecnología, o acaso estais comodos en el ISCIII o en la ENS???...¿que somos? ¿que queremos? ¿ a donde vamos?.
En plena crisis mundial, en pleno fracaso del imperialismo neoliberal, en medio de un país inmerso en la destrucción masiva de empleo con los mayores índices de la UE... donde estan las respuestas de los grandes, Amaya (Sindicalista Oportunista,presidente frustrado de Santa Isabel), Sierra (otro Presidente frustrado, amante de la Sanidad PRIVADA y eterno personaje y "socialista de salón" controvertido....acaso no está en el lado OSCURO como otros¿?¿? y no), Fariña ( Nuestra querida Chavista, perpetua presidenta... aunque no mejor que sus dos frustrados contrincantes)...vaya trio de "pajaros"!!!¿Que hay en Santa Isabel que los que están no se quieren ir y los que perdieron no digieren su derrota???.
Donde están vuestrs respuestas desde la ENS ISCIII....os habeis perdido en banalidades, os habeis rebajado ala politica de corrala de Santa Isabel, no habeis dado un golpe de timón ante la usurpadora mano negra de Ciencia y Tecnología... carajo, Sanidad es Sanidad...o no? ENS...Escuela Nacional de que¿?¿?¿? "so get a grip". La Salud Pública (No la Sanidad ojo...)reducida casí a pura anecdota en la CAM, esto y muuuuuchas mas cosas...ahora se hunde el Titanic y pareceis la orquestilla de camara interpretando música clásica (Totuus versus
Área Única) y aceptando mansamente el resto del deterioro del sistema.
Los pueblos tenemos los que nos merecemos..."Buen Gobierno" (?) queda mucho ara eso, me temo, por desgracia.
Con cariño os mado estas palabras...ya que pese al tono de algunas frases van mas con la esperanza de que tendais un salvavidas al naufragio con vuestra sabiduría indiscutible. Sois nuestra referencia y teneis un compromiso....os necesitamos.Hasta pronto!

Anónimo dijo...

Querido Pepe : Enhorabuena por tu articulo,......pero lo cierto es que las denominadas Gerencias de Primaria, no tienen nada que ver con las Gerencias de Area que figuran en la Ley de Sanidad.
Las Demencias de AP ni gerencian nada que no sea la nómina (funcion centralizable), ni han servido nunca para otra cosa que no sea ser el "corralito" de ciertos grupos profesionales.
Quienes las crearon o creasteis saben perfectamente que con la medida dieron gato por liebre, porque en lugar integrar en las Gerencias únicas de Area a Primaria y Especializada, se crearon dos ranchos aparte.
Así que ni una lagrima por las Gerencias de AP.
Ahora bien, el fondo es otro : Espe las quiere quitar porque son un estorbo planificador en sus ansias de privatización......
Solo Por eso....las Gerencias de Ap han muerto, vivan las Gerencias de Area

Pedro Valdés dijo...

Hola: Enhorabuena también por mi parte por el Blog.
Estoy muy de acuerdo con el análisis reflejado en el Diario Médico. Más allá del problema de Madrid (yo escribo desde el País Vasco), creo que realmente no existe una "visión" del modelo de mercado funcionando en los servicios de Atención Primaria y menos aún en las zonas rurales. Si lo que se pretende es la existencia de “competencia” entre los centros, existen
dudas razonables acerca de la idoneidad de esta estrategia en el caso de la
Atención Primaria.
Se crea competencia donde se puede, no donde se quiere. El mercado se encuentra muy condicionado por la accesibilidad geográfica y el monopolio que cada centro ejerce sobre su Zona de Salud. Pero, además, existe un escasa diferenciación de servicios entre los centros de Atención Primaria. Y el modelo de competencia por los clientes (y los contratos, máxime cuando paga un tercero) exigiría el desarrollo incrementalista del catálogo actual de servicios. ¿Hasta qué punto entra en contradicción con el propósito implícito de limitar la oferta pública?. Y por otra parte, tal como dices en el artículo, ¿se haría una “gestión de le disminución” en los centros que perdieran clientes?
Deberías enviar a Espe los estupendos artículos que publicaste hace años sobre la revisión de le reforma en UK.

Por otra parte me ha gustado mucho la redacción, precisa e irónica. Enhorabuena.

José Repullo dijo...

Bien por los comentarios!!!
Tres cositas:
Me da miedo que tantos coincidamos en la aversión al área única; pero qué se le va a hacer... para una vez que estoy dentro de la mayoría, creo que casi me voy a dejar disfrutar un ratito (pronto acabará la fiesta).
Parece que el anónimo primero ve que este debate es menor frente al de la privatización; puede que tenga razón, pero a veces me da más miedo el comportamiento atolondrado y torpe, que el perverso; y en este caso se puede hacer una gran avería con lo de liquidar las estructuras intermedias de gestión sin poner nada en su lugar que cubra este frente de integración directiva y gestora.

Segundo; ok a lo de ir de la gerencia de primaria a la gerencia de área; este es el reto actual y me apunto. Con los años me he vuelto un poco más prudente; seguro que en las gerencias de primaria hay grasa, pero también hay músculo (todos los seres vivos necesitamos esta combinación); y además, es posible que como muralla de contención al expansionismo hospitalario haya jugado algún papel; pero las murallas se vuelven contra el que las construye... y te acaban aislando del territorio; toca salir; buscar alianzas y jugar en campo abierto.

Y queda el tercer comentario de Pedro; qué difícil y polisémico es esto de la competencia; máxime en situaciones de enorme asimetría de información como ocurre en sanidad; daría para otro comentario sobre el asunto; pero está claro que en el ámbito rural, o donde la geografía impone barreras, se crean situaciones de monopolio en las cuales los poderes públicos deben intentar velar por la eficiencia y la calidad de forma más directa.

gracias de verdad por los comentarios

repu

Anónimo dijo...

Los que ocurre en el Hospital de Arganda.Veamos,dr Repullo, imagine que se le estropea un coche. Lo lleva a un taller y la reparación es lo suficientemente grave como para necesitar dos mecánicos. Pero el jefe del taller, que tiene montado un chiringuito de obra le dice, "no hombre, no", esto entre el mecánico y el fontanero se lo arreglan en un momentito.
Algo tan sencillo tan secillo de entender es lo que el Señor Jesús Lago, gerente a dedo del HSE y el Sr. Güemes, acólito para todo lo sanitario de la presidenta de la Comunidad de Madrid nos están intentando hacer creer, que para una cirugía de ginecología y obstetricia vale lo mismo un ginecólogo y un cirujano general o un traumatológo, que dos ginecólocos. O viceversa, porque los problemas del Hospital del Sureste no acaban (ya les gustaría) con el servicio de ginecología, que si usted se tiene que operar de una apendicitis o de una inflamación de la vesícula, es mejor que le opere un solo cirujano general y del aparato digestivo con un ginecólogo o un traumatólogo (o los dos si la avería es complicada) que dos cirujanos generales. Las especialidades médicas se llaman así por algo, y por eso cuando se nos avería el retrete llamamos al fontanero y no al mecánico o al antenista, que pueden ser muy buenos profesionales, pero cada uno en lo suyo. Esto es lo que está sucediendo con la sanidad madrileña. Los que tengamos dinero correremos a hacernos de una mutua, y así, sonriendo y diciendo que no están privatizando nada, acabarán con el sistema sanitario de salud y con las ilusiones y la entrega de los profesionales dedicados a la sanidad.

José Repullo dijo...

Cierto lo que dices del desajuste de competencias en especialidades y guardias en hospitales pequeños, y con plantillas super-ajustadas.

Esto no quiere decir que un cirujano general no pueda hacer de ayudante de un gine o viceversa, pero entiendo que sólo se justifica en situaciones de gran aislamiento geográfico ("insularidad" con escasísima población)o situaciones puntuales donde haya fallos de oferta o picos de demanda.

Pero en Madrid (cosmopolita, interconectada y orgullosa de su desarrollo como metrópoli urbanita), es bastante difícil de explicar a los ciudadanos el jugar a estas penurias de "alta montaña".

Habría que hacerse mirar esta tendencia de alcaldes y político de hacer hospitalines pequeños de inauguración rápida, que luego no tienen debajo población para sustentar servicios de especialidad, o bien no han sido planificados con suficiente tiempo o sabiduría para captar y retener los médicos que precisa para rellenar su propia plantilla.

"Jodío" populismo y "jodías" prisas!
gracias por tu comentario

Anónimo dijo...

Hola Repu, soy de nuevo tu amigo anonimo, me encanto la última aportación que has hecho a los comentarios. Aquí te dejo algunas idas y pinceladas al vuelo.

Actualmente en la Comunidad de Madrid se esta produciendo la privatización progresiva de los servicios sanitarios, que ha comenzado por los nuevos hospitales. La propiedad y gestión de éstos nuevos hospitales es privada, y todos los madrileños los alquilaremos por un periodo de 30 años, pagando un precio muy superior al que ha supuesto su construcción. Las empresas propietarias de éstos hospitales cuyo alquiler se paga con nuestros impuestos esperan obtener unos beneficios que oscilan entre el 15 y el 25 % de lo invertido.
¿Está garantizada la calidad de la atención sanitaria? Por muchos motivos la respuesta es negativa. La apertura de nuevos hospitales no supondrá un aumento sino una disminución de camas, y no habrá más personal sanitario, ya que éste saldrá en su totalidad de los antiguos hospitales.

La gestión privada, es decir, la búsqueda prioritaria del beneficio, implica ahorro en recursos humanos y materiales y, sobre todo, selección de riesgos. Este último principio se asienta sobre un hecho determinante para la asistencia sanitaria que practican implacablemente las aseguradoras privadas: el 10% de la población –personas mayores y enfermos crónicos– consume el 90% de los recursos. El negocio consiste en evitarlos a toda costa.

El pago por cartilla sanitaria es una de las formas de financiación pública a las empresas que gestionan la Sanidad pública. La obtención de rentabilidad está determinada por la reducción del gasto. La forma de hacerlo es la siguiente: reducir personal, disminuir el número de especialistas, precarizar los contratos e incentivar económicamente a los médicos para dar altas precoces, reducir la indicación de los medios diagnósticos más costosos, disminuir el ingreso de pacientes o la derivación de los que exigen mayores gastos a otros centros (públicos), etc.

La otra forma de financiación pública de la gestión privada es el pago por actividad, procedimiento empleado en el caso de la Fundación Jiménez Díaz-Capio-Apax Partners. Aquí se cambian las tornas y el negocio está en incrementar todo lo posible la actividad. El gasto, claro, se dispara.

El asunto que determina la aberración subyacente a la gestión mediante empresas privadas de servicios públicos es la sustitución del Derecho Público por el Derecho Privado en la administración de fondos públicos. El Derecho Público establece mecanismos de control e intervención del gasto dirigidos a impedir la actuación arbitraria de las administraciones en la gestión del patrimonio y los fondos públicos. El Derecho Privado, que regula el funcionamiento del negocio empresarial, obviamente, no los contempla. El propio interés empresarial, dirigido a la obtención de beneficios con recursos propios, procura la gestión eficiente de la empresa y se ocupa de evitar gastos superfluos.

Ambos mecanismos desaparecen en la gestión privada de servicios públicos. Los ejemplos del Hospital de Alzira y de las fundaciones gallegas, que tuvieron que ser rescatados de la bancarrota por las Consejerías de Sanidad respectivas, son una buena muestra.
De los indicadores de calidad asistencial básicos, como son la mortalidad comparada, el índice de infecciones hospitalarias, las remisiones a otros hospitales, los indicadores de personal/cama, etc. que servirían para comparar la calidad de la atención pública y privada, nada puede decirse porque no se publican.

La siguiente pregunta es: ¿son legales todos estos cambios? Este proceso de privatización de la Sanidad viene de lejos y se ha llevado a cabo tanto durante los gobiernos del PSOE como del PP. La clave de bóveda de todo él es la Ley de Nuevas Formas de Gestión, que permite la gestión privada de cualquier centro sanitario.

Miles de personas están firmando para pedir su derogación(!!!!!!!!)

Se están introduciendo cambios decisivos en la Sanidad madrileña sin que se esté dando información oficial ni a la ciudadanía, ni al personal de los centros sanitarios, acerca de las ventajas de uno u otro modelo. Está en juego uno de los servicios sociales públicos fundamentales, como la Sanidad, que hasta ahora garantizaba que, todas las personas –precisamente cuando los necesitamos más porque somos mayores y/o tenemos enfermedades que demandan más recursos– pudiéramos ser debidamente atendidos.


Esta privatización, ya no encubierta pero si ocultada por los medios y por la administración, ha continuado con los Centros de Especialidades de Pontones y Quintana, y a no mucho tardar se ampliara con otros Centros de Especialidades y Centros de Salud , que según la nueva zonificación sanitaria pasaran a depender de los nuevos hospitales, ya citados.

Se ha abierto la veda y el gran negocio de la salud ya esta en marcha. Con nuestro dinero y sobre todo con nuestra salud, algunos intentan conseguir grandes beneficios económicos, y si no hacemos nada lo van a conseguir.

"La protección de la salud es un derecho, y es nuestro deber defender su universalidad, equidad, y solidaridad."

Anónimo dijo...

Noto cierta ausencia de Freire y repullo metiendo mas caña a al SERMAS. Caramba, dadles donde mas le duele, id directos a la línea de flotación, desde la ENS, con vuestro bagaje y dialéctica y desde vuestro posicionamiento político ideológico debeis luchar al lado de tod@s contra la "mala gobernanza" que hace sumir en el caos y la destrucción la ya meltrecha sanidad madrileña.

A desalambrar, a desalambrar, a las barricadas a desalambrar...

Anónimo dijo...

Anulado el traslado de 1.000 médicos a nuevos hospitales
en El País

"Lo primero que deben cumplir los procesos selectivos es la publicidad, para que un candidato pueda saber si otro que ha conseguido su plaza no ostenta los mismos méritos que él y poder impugnar", opina el abogado.

"Las plazas se han dado a dedo", asegura, y añade que el llamado proceso de reordenación de efectivos se hizo "de tapadillo" y ha resultado "una chapuza". Según Jiménez, si las plazas están mal adjudicadas podrían ser concedidas a otros médicos de la lista